Discurso de inauguración FENALEM 2022: Acámbaro

Discurso de inauguración FENALEM 2022: Acámbaro

Por Camelia Rosío Moreno

Buenos días, autoridades, público presente, personas que nos acompañan a  través de las redes sociales.  A nombre de Escritoras Mexicanas y del Comité Organizador de la FENALEM agradezco que estén aquí.

En el en 2017, surge la iniciativa de Escritoras Mexicanas a través de las redes sociales encabezado por nuestra querida Cristina Liceaga. En el 2020, nace la inquietud de tener una feria del libro que fuera escaparate para las obras literarias escritas por mujeres, ese año en un hecho sin precedentes, se lograron conjuntar más de 100 voces.  La hazaña se repitió en el 2021 y hoy saltamos de las redes a este panel para consolidar las alianzas y hacer eco aquí y en todos los rincones del país. Más allá, incluso, rompiendo las fronteras.

Hoy tenemos nuestro primer encuentro presencial. Estar presentes significa que ya no guardaremos silencio ni que nuestros nombres quedarán en el anonimato. Es un acto de presencia en donde, durante mucho tiempo, se nos negó el acceso o el reconocimiento.  Nos convocamos para reconocernos y que nos conozcan.  Nunca más caminará la historia de la literatura sin nosotras.

Por unos días, por estos cuatro días, Guanajuato se viste de letras, recibe cerca de 200 escritoras que han  dejado atrás sus  hogares, su  familia, el trabajo, aunque lo más probable es que todo ello viene en sus maletas y claro en los textos que nos presentan, porque ser escritora no es lugar de privilegio. Estar aquí significa que estamos en la batalla, intentando encontrar en la escritura  nuestro lugar seguro.

 Acámbaro, Jerécuaro, Guanajuato y San Miguel de Allende, dijeron sí. Este rostro que nos ofrecen los municipios que recorreremos, es el que amamos, el de gente buena, hospitalaria, comprometida, artesanos de paz.

 Rumbo al festejo de los 500 años de su fundación, en Acámbaro se inaugura esta Feria un hecho por demás significativo y que sin duda quedará en el registro de su historia. Pues la FENALEM no tiene precedente  en nuestro país.

Estamos aquí, en el registro de la historia y en la fotografía del recuerdo. Nos acompañan las valientes, las que alzaron la mano, la pluma, la voz y los libros. Este camino lleva los nombres de las que nos han antecedido y contiene la esperanza de las que vienen.

Encontramos caminos y abrimos  posibilidades. Reclamamos  nuestro lugar en el mundo literario y no lo vamos a soltar. La Feria Nacional del Libro de Escritoras Mexicanas  llegó para quedarse.

Sabemos que este es el inicio. No estamos todas, pero estaremos. Este capítulo también es parte del génesis, el nuestro, la otra versión de la historia. escribamos en colectivo la de hoy. Hagan de ésta su fiesta, su casa, su espacio, el nuestro.

Gracias a cada persona que se ha congregado hoy, gracias por saber estar presente en medio de un ambiente en el que las ausencias hacen eco. Que sean los libros el cobijo frente a la desesperanza y sea la escritura un camino hacia la paz, esa paz que hoy nos es  tan urgente, tan necesaria.

Sean todas bienvenidas, sean todos bienvenidos.

¡Larga vida a la FENALEM!.   

Números y Datos sobre la II FENALEM

Números y Datos sobre la II FENALEM

Escritoras Mexicanas fue creado como un espacio de difusión cultural en 2017, en un intento de visibilizar a todas las Escritoras Mexicanas, tanto aquellas que empiezan como las que tienen un camino recorrido, como aquellas que ya fallecieron y las que se encuentran vivas e intentan posicionar sus letras en el mundo de la literatura.

La Feria Nacional del Libro de Escritoras Mexicanas (FENALEM) nació en el 2020, con la única intención de que la pluma de las Escritoras Mexicanas sea la protagonista y pueda ser conocida y difundida la obra de mujeres de manera territorial, nacional ¿y por qué no? También internacionalmente.

La transmisión de la FENALEM iniciará siempre los días 8 de septiembre, Día internacional del Alfabetismo. Una fecha simbólica para nosotras, que sugiere reivindicar a todas las Escritoras Mexicanas para que podamos conocer su obra de una manera directa y sin tantas complicaciones. El talento narrativo encontrado en México de Escritoras Mexicanas lo merece.

La FENALEM seguirá presentando obra en todos los géneros literarios posibles. Este año presentamos 120 obras de autoras que fueron integradas en el programa gracias a una convocatoria lanzada el pasado 16 de abril, en la página de Escritoras Mexicanas. Esperen la convocatoria para FENALEM 2022 y sean parte de este movimiento.

El formato de transmisión de este año fue por línea y únicamente de manera hibrida en la apertura. El Estado anfitrión de este año fue el Estado de México, donde fue representado orgullosamente por cuatro escritoras mexiquenses: Evelyn Venegas Agustín, Blanca Álvarez Caballero, Ameyalli Yañez M y Jazmín García Vázquez. Dicha transmisión se llevó a cabo en la sede del Palacio Municipal de Naucalpan, a quien agradecemos todas las facilidades otorgadas. Fue un evento hermoso y emotivo. De nuevo ¡Gracias!

Y seguimos de presumidas, tuvimos dos Máster Class con Laura Athié y con la grandiosa Ethel Krauze de quien siempre hemos recibido apoyo. Les agradecemos a ambas su ayuda invaluable para lograr que esta feria siga creciendo y pueda ser un medio de impulso de todas las escritoras contemporáneas mexicanas.

Agradecemos infinitamente la participación de Adriana Ventura Pérez, Karla Pulido, Tania Tagle y Karla Espinoza Motte quienes enmarcaron bellamente el corte del listón de apertura de FENALEM 2021. Gracias por ayudar a sensibilizar la importancia de la escritura de mujeres. Gracias también a Voces Estelares, por acompañarnos con su talento y maravillosas voces.

En esta feria contamos con 4 mesas especiales de debate:

Mujeres en colectiva digital con la participación de Liliana Pedroza, Irene Ruvalcaba y Ana Laura Corga
Hombres que leen mujeres con la participación de Ulises Velázquez Gil, Mario Sepúlveda, Eduardo Cerdán y Ulises Hernández;
Mujeres en el periodismo cultural con la participación de Irma Gallo, Adriana Malvido, Veka Duncan y Sarai Campech;
y la mesa de Literatura en la era digital con la participación de Alejandra Arévalo, Diana Ramírez, Zel Cabrera y Mónica Soto Icaza. Gracias a todos ustedes por su invaluable participación.

Felizmente les informamos que se estará trabajando en un catálogo de libros virtual donde podremos ayudar a las escritoras mexicanas a difundir y vender su obra para que puedan obtener ganancias de manera directa, también estaremos recibiendo sus obras de manera física, ya que organizaremos ventas en diversas sucursales de librerías de Escritoras Mexicanas, y en algunas ferias. Claro, cuando la pandemia lo permita.

Tuvimos Círculos de lectura que ayudaron a estrechar lazos directos con los lectores. Gracias queridas autoras por ayudar a fomentar la lectura y engrandecer el mundo de las letras. Los círculos de lectura que tuvimos este año fueron: “Mawyen” de Magdalena Pérez Selvas, “Los secretos de las Brujas de Salem” de Guadalupe Vera, Sara Jiménez, Gaby Trejo Rodea y Maru Diéguez; “Nubecita” de Nora Coss, “Seda Araña” de Antolina Ortiz y “Pereginos” de Sofía Segovia. Para ustedes nuestro agradecimiento total.

Les informamos que pueden escribirnos un correo electrónico a escritorasmx@gmail.com o fenalem.2021@gmail.com para tener información de cualquier curso, taller o actividad que imparta FENALEM, o bien, si se encuentran interesados en la venta de libros en las sucursales de librerías, que su obra pertenezca al catálogo de venta, o por cualquier duda que podamos ayudarles a resolver. Recuerden que cualquier contratación que celebren con nosotros nos ayuda para seguir solventando los gastos y que FENALEM sea una realidad ¡Gracias por ser parte fundamental de su existencia!

El Estado de México como anfitrión nos enseñó que debemos recuperar los espacios violentos a través de la cultura, que las mujeres estamos expresando el miedo que sentimos en todas las artes y que al hablar de cultura todos cabemos. Por cierto, en la clausura nos acompañó Jezzy P, quien compartió parte de su obra. Ella pertenece al colectivo de Mujeres trabajando de Ecatepec, Estado de México y su palabra con música convertida en rap es digna de conocerse y difundirse ¡Gracias por ayudarnos a clausurar este evento!

La Feria Nacional del libro de Escritoras Mexicanas ha terminado. ¡Muchas gracias por estar aquí! ¡Gracias por acompañarnos! ¡Gracias por ser testigo del talento de tantas Escritoras Mexicanas! ¡Gracias a los medios de comunicación y prensa que nos ayudaron con la difusión! ¡Gracias a todas las moderadoras que hicieron de este evento algo más grande! ¡Gracias Nay Marrufo por ayudarnos con la transmisión! Nuestro próximo estado anfitrión será Guanajuato, y estamos muy emocionadas por ello. Fenalem 2022-Guanajuato.

Hallazgos

Hallazgos

Hallazgos

Los tesoros de la FENALEM

Perla Santos

Hay cierta resistencia para comenzar a narrar un final. Es, creo, el deseo de continuar a pesar del cansancio extremo. Iniciamos esta aventura casi inmediatamente después de cerrar la primera FENALEM. Nueve meses más tarde, estamos de nuevo frente a la cámara de la computadora con una copa en la mano y con la sonrisa plena brotando desde el interior.

Que me perdonen las autoras que dieron vida al cuarto día y que no voy a nombrar hoy. Sus nombres, claro, están ya en los registros de esta historia que todas construimos. Sus rostros quedan, igual que sus voces, en el tejido de versos y narraciones que dieron forma al cuarto y último día de la feria. Lo que quiero es, en realidad, reconocer los frutos del encuentro, nombrar lo que en colectivo, aún sin perseguirlo del todo, se construyó en el día del cierre.

La poesía nos envolvió desde el primer momento. El cuerpo y sus deseos, el cuerpo y sus carencias, el cuerpo y su historia, el cuerpo… ¿Cómo está tu cuerpo en el instante mismo que lees esto? ¿Qué dice tu cuerpo después de escuchar las voces de otras que pusieron en letras eso que una no había podido decir? ¿Estás sonriendo? ¿Se escapó un suspiro? Para eso es la palabra escrita, para eso estos encuentros, para eso la FENALEM.

¿Qué hay de lo que no se ve a través de las cámaras? Pues las pasiones que se mueven detrás de la pantalla no son tan distintas. “Siempre se siente el nervio”, afirman las más experimentadas; “no me lo creo”, dicen algunas otras, pero ahí están, libro y corazón en mano, con sonrisa y humor, con disposición y alegría. Las lecturas fluyen y una mesa le sigue a la otra, y una tiembla cuando alguna participante tarda en conectarse o cuando revisa los chats que se llenaron a una velocidad más alta que la capacidad de ponerse al corriente. Y, sin embargo, la magia ocurre porque ahí está Nay, siempre enlazando las transmisiones y atendiendo a trece mujeres que la saturan de indicaciones y cambios de último momento. Y está Diana moviendo el Instagram y la magia ocurre entonces porque ahí estamos también las trece, aunque a veces son doce o cinco, pero estamos, siempre estamos.  

Lo que pasa es que lo que sale a la luz es la existencia clara, firme, sólida de una comunidad de escritoras que ya no va a quedarse callada. El “aquí estoy” se exhibe en las palabras de cada autora que recibe con gratitud este encuentro. Porque sí, lo primero que pasa es que nosotras nos encontramos, nos volteamos a ver, nos reconocemos, nos leemos. Es por eso que las ferias son fiestas, se llena una de sorpresas gratas. Particularmente, esta feria, que mucho ha hablado de horizontalidad, se regocija de los descubrimientos que entre pares nos hacemos. Más allá de los nombres, y por nombres quiero decir trayectorias y reconocimientos, más allá de todo eso, estamos las que queremos compartir un espacio con otras que también tienen algo qué decir. Esto, aparentemente simple, es en realidad el acto revolucionario. Lo es porque pone de manifiesto el reclamo de tener una voz propia tan valiosa una como la otra, porque implica soltar el terrible camino de la adulación y trato especial que espera “el artista” por su genialidad. La confrontación con los egos es un camino muy espinoso (“Aquél que esté libre de pecado…”).

Así que, cómo no celebrar que están aquí las que han querido estar. No estamos todas las que somos, pero seguimos trabajando porque sí, esta bola de nieve ya no se detiene. Nos espera un trabajo todavía mayor porque aspiramos a un próximo evento híbrido. El estado de Guanajuato será sede presencial de la siguiente FENALEM, y para llegar allá, el trabajo comienza desde ya.

Cerramos esta Segunda Feria Nacional del Libro de Escritoras Mexicanas con el cuerpo exhausto, pero con el corazón hinchado de alegría. Los grandes hallazgos no sólo son los libros sino las mujeres detrás de las plumas. Encontramos aliadas, amigas y cómplices, encontramos muchas manos que se suman a las nuestras, encontramos historias, encontramos memorias, encontramos vidas.  

Nos vemos el siguiente año en la próxima feria, pero nos veremos permanentemente porque estaremos aquí, con las voces constantes y sonantes haciendo ruido. Es lo que pasa cuando una reconoce el sonido de su voz, cuando reconoce las otras voces y se arma un mosaico de tonalidades perfectamente armónicas en la variación. Aquí estamos. Cerramos esta feria, pero ya no nos vamos. La FENALEM llegó para quedarse.

Tercer día de la FENALEM

Tercer día de la FENALEM

De raíces y caleidoscopios

Alejandra R. Montelongo

Foto tomada del Twitter de Saraí Campech

Empezamos el tercer día con la voz de Angélica Mancilla recordándonos que leer mujeres es un acto político y de justicia. No pudimos tener un mejor inicio, en efecto, muchas veces los prejuicios limitan y atrevernos a romperlos es expandir el panorama y restituirles un lugar a quienes se les ha negado. Introducirnos a la literatura escrita por mujeres es enfrentarnos a un crisol de infinitas posibilidades y nuestro tercer día de la FENALEM lo demostró.

A lo largo del día tuvimos autoras de todas las edades y regiones, con trayectorias consolidadas o con su primer manuscrito bajo el brazo; escritoras con estudios en creación literaria, amas de casa, profesionistas, estudiantes de bachillerato. En resumen, un caleidoscopio de experiencias.

Las tres mesas de novela nos sorprendieron, algunas historias eran de corte fantástico como la de Verónica Guzmán, otras más abordaban el amor desde diversos enfoques, ejemplo de ello son la novela de Rosa del Alba, la cual abordaba el desamor a través de cartas, mientras Mar Gómez lo hace desde las relaciones virtuales, las aplicaciones y lo digital. Unida a esta temática del amor, encontramos también la última novela de Mónica Castellanos“El aroma de los anhelos”, que sitúa a sus personajes en medio de la Revolución mexicana para plasmar la calidez e integridad humana. Otras historias volvían al silencio su protagonista como “Destierros” o se adentraban al mundo de las enfermedades físicas, geriátricas o mentales como “Debajo de mi piel”“Infestados” y “En otro mundo”. El maltrato en la infancia también se pronuncia en las páginas de “Mariposas en la tormenta”. En todos los casos la prosa de las escritoras que nos acompañaron se adentra con sensibilidad a las diversas problemáticas del ser humano, jugando a veces con los límites del género y atreviéndose a apostar por la hibridez y la fragmentariedad como “Tras bambalinas” o “Flor de un árbol raro” uniendo notas periodísticas, cuentos y obras teatrales, o creando lazos de intertextualidad con la música contemporánea como “Mal tercio”.

La hibridez sin duda traspasó los géneros anidando también en la narrativa, ahí la minificción, el periodismo y los temas de corporalidad, abundaron desde diversos registros y voces, ya desde el dolor, ya desde la ironía. “Redención de la gula”, “Mujerario”, “Galáctica, los testimonios del barrio rojo”,  “Mujeres de luz”, “Escúchalos amar”, “En la orilla de la palabra”, “Después del Exilio” y “Canto de enredaderas” fueron algunas de las antologías donde la brevedad y las emociones rebosaron.

Por otro lado, en las dos mesas de poesía, los versos nos hablaron de esa raíz que subyace a todos y que a través de los siglos se ha intentado cercenar. Versos que nos remitieron a lo corpóreo, pero también a lo infinito, cosmovisiones unificadas.

“Palabras para mi útero”, “Kintankgachaxa’”, “De tanta sombra”, “Ofelia”, “Déjame contarte lo que dice el corazón”, “Mujeres que me habitan”: son los poemarios que nos arroparon y, como en una especie de aquelarre, cantaron una misma melodía en diversas voces y lenguas. Canto de hogar y raíces, de cuevas, úteros y tierra, de vida. “Somos uno con el mundo y lo olvidamos”, a veces necesitamos de estos conjuros versificados para recordarlo. 

Para cerrar Irma Gallo, Adriana Malvido, Veka Duncan y Saraí Campech nos platicaron sobre sus experiencias en el periodismo cultural y bajo la moderación de Maru San Martín reflexionamos sobre el quehacer de la cultura, el arte y su difusión.

Al final del día, tras el largo recorrido de experiencias, versos e historias, tras la tesitura de cada voz y la diversidad de los rostros de mujeres que nos acompañaron, algo cálido permanece en cada una, un anhelo de ser semilla para no temer “alzar la justicia de los justos en una hoguera de platanares, ni cantar los cantares antiguos, ni defender la maternidad tropical de la tierra” como dijeran los versos de una de nuestras poetas de este día.

Segundo día de la FENALEM 2021 en frases

Segundo día de la FENALEM 2021 en frases

La FENALEM sigue adelante con la presencia de decenas de escritoras de todo México. Acá un resumen en frases del segundo día de actividades.

«La brutalidad de los hechos que ocurren. Qué es feo, qué es bonito.» Kassandra Lastra. El grito que se tragó la noche.

“Para ellas, a la mujer que me amó, a aquella que sembró la alegre tibieza de la arena, a quienes he andado oscuros laberintos de amor y de risa. A otras hermanas que abonan para que sea un ser más libre”.- Carmen GamiñoBiografía dormida en un doblez.

“Abordamos la muerte como un espectáculo. Nos acercamos, observamos y luego olvidamos.».- Georgina Espinosa. Osadía del amor extravagante.

“El libro surge cuando en la pandemia no pudimos reunirnos más y a seis voces decidimos escribir sobre lo que íbamos viviendo”.- Daniela Becerra. Palabras entrelazadas.

«Libre de toda mancha, yugos carga sobre sus hombros».- fragmento de la obra de Juana Peñate, poeta en lengua originaria.

«A medida que aumenta la presión, los días se ahuecan, los días comienzan a morir.» Fragmentos de La niebla crece dentro del cuerpo de Nadia Contreras.

«Es un cuento que habla sobre la inseguridad que vivimos en México; busco que los niños tengan herramientas para lidiar con esa realidad.».- Patricia Carrillo sobre Encrucijada.

«Es ese sonido de la bolsa de carne…ese sonido que elude la experiencia de pérdida.».- Jessica Anaid Hernández sobre su libro Han apagado ya las luces.

«Hay que rescatar la condición humana en la literatura, ver hasta dónde puede llegar el hombre, hasta dónde pueden llegar nuestras decisiones».- Ligia Urroz sobre Somoza.

«Cuando lo leen las mamás se dan cuenta que no tiene nada de malo decir: hijo, la regué. Disculpa».- Rayo Guzmán sobre Cuando mamá lastima.

«Un escritor es capaz de meterse en la casa del otro y enseñarte cómo vivía la gente en el pasado.».- Victoria Dana

«¿Cómo ve un niño la guerra? Un niño ve otras cosas que el adulto no ve, y, afortunadamente, no ve otras.».- Sophie Goldberg sobre El jardín del mar

“La poesía mueve engranajes en el subconsciente de las personas”. Araceli Amador sobre Sirenas de cuarzo, el lugar privilegiado.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial